MUNDO / LA SALUD, UN TEMA COMPLICADO

Nadie sabía que el sistema de salud era un asunto tan complicado”, dijo en febrero y con candidez el presidente Trump en una reunión a la que asistían varios gobernadores de la Unión norteamericana. Después insistir durante toda la campaña en que demolería el sistema de salud que instauró Obama tan pronto pusiera un pie en la Casa Blanca, habían pasado dos meses desde su elección y no había noticias sobre sus planes para hacerlo.
La ausencia de una política de salud clara por parte de Trump ponía en evidencia que los estadounidenses fueron persuadidos para elegirlo a punta de retórica, sin que existiera un programa claro que respaldara su llegada a la presidencia. A pesar de que eso puede ser escandaloso, no era lo peor: el Partido Republicano, que, tras años en la oposición, por fin había obtenido las mayorías en el Congreso y ahora contaba con el apoyo presidencial, se estaba tardando demasiado en formular el sistema de salud que reemplazaría el que, desde 2010, no había parado de criticar.
Para los republicanos no importa mucho que el Obamacare extendió la cobertura de salud a 20 millones de personas; para ellos agranda la burocracia federal, implica gastos desproporcionados y, al exigirle que quienes tienen ingresos altos subvencionen el servicio de salud de los más necesitados, limita las libertades de los estadounidenses. El proyecto de ley que serviría para reemplazar lo que Trump describió en varias ocasiones como un “desastre” se hundió por primera vez en marzo y lo volvió a hacer esta semana, a pesar de que, al menos sobre el papel, tenía todo a su favor.


Share on Google Plus

About RegioNETnoticias

0 comentarios:

Publicar un comentario