El Mundo de La Información

El Mundo de La Información

CRONICAS DE POSADA / Carlos Alberto Cardona: “Un Pollo loco inteligente” Crónica de: John Jairo Posada Castaño

Es  tal vez, uno de los seres humano más nobles, pero al unísono, el más terco que he conocido en mi vida. No lo mueve ni un “terremoto” de seis grados en la escala Richter, cuando toma una decisión por insólita que sea, porque hay que “secuestrarlo”, casi entre todos, para llevarlo a un médico, cuando se enferma, según nos confirman sus familiares,  pero la verdad, es que su vida periodística es casi de novela…
 Él mismo, no sabe cuándo va morir, pero  no será de infarto, se irá muchos años después frente a un pelotón de amigos, tal vez al infinito, con un chiste flojo o fino, pero nos hará reír también en el último suspiro… Estoy seguro.
Es que él,  es de los que también, cada vez que hacer cortar el pelo con un cambio extremo de rapado total, dice que su familia, es una dulce locura…
Cuando laboraba en la década de los 90 del siglo anterior como reportero y redactor de el periódico La Tarde, un titular suyo le dio la vuelta al mundo: “Ciertamente, se fugó”… en directa alusión  al extraño silencio del pereirano y expresidente de Colombia César Gaviria Trujillo, tras el histórico escape del narcotraficante Pablo Emilio Escobar, de la Cárcel de la Catedral en Itagüí, Antioquia. Que  además, fue uno de los periodos más vergonzosos, y oscuros de la corrupción de algunos de los sectores oficiales del Ejército y la Policía de Colombia. El extraordinario exjefe de redacción de ese rotativo, el bogotano colega y gran amigo Julio Bayona, fue quien  me confirmó hace poco, en un almuerzo de trabajo cotidiano, que de hecho, ese titular sí fue de Carlos Alberto Cardona, en una rápida discusión de la redacción del desaparecido medio informativo risaraldense.
Al “Pollo” Cardona, lo conocí entonces en 1990, en la oficina de uno de los más grandes camarógrafos  y productores de televisión que han llegado al Eje Cafetero: Miguel Castillo, y que gracias a él, una generación de valiosos periodistas regionales marcamos grandes  minutos, “Extras” y crónicas de tv memorables ya, en la historia de la televisión nacional e internacional  y desde el centro del país.
Esto ocurrió, entre 1990 y el año 2001 hasta que los monopolios de Caracol y Rcn  tv,  en complicidad con los gobiernos de turno y el capitalismo salvaje, acabaron con 12 noticieros nacionales, porque la “torta publicitaria” era ya solo para ellos, y la política del país había cambiado con el alba del nuevo siglo.
Hoy, sobre vive  gracias a Dios, también el Canal Uno, con uno de los mejores noticieros de tv que es CM&,  el que aun dirige mi jefe y gran amigo Yamid Amat,  a mi humilde juicio, el mejor periodista de  Radio en Colombia.  Fui su  corresponsal cinco años desde Panamá en Radio Caracol. Luego, aquí por esas fechas, también me gané con arduo trabajo la corresponsalía, para la Agencia  Española de Noticias Efe desde Risaralda, Caldas, Quindío, Chocó y Norte del Valle del Cauca, con verdaderas primicias informativas, gracias al rigor que siempre me inculcó ese, mi mayor maestro en radio y tv, y los grandes periodistas españoles quienes me enseñaron algunas técnicas de redacción, con sus manuales de estilo.
Para soportar a Carlos Alberto, muchos llegamos a tomar hasta “Tintura de Valeriana”. Porque, a mí me hizo la broma más pesada que le ha hecho a amigo alguno,  en la Iglesia “Divino Maestro” del Barrio San Nicolás de Pereira, el 7 de diciembre de 1996, cuando me casaba con Luz Ángela Robledo, y estaban allí entre los invitados especiales, el Alcalde de Pereira de turno, el Gobernador de Risaralda, Coroneles del Ejército y la Policía, cuatro concejales, otros cincuenta invitados entre familiares, amigos y periodistas.
Entonces, al “intrépido” Carlos, se le ocurrió la “brillante idea” de hacer estallar una “Culebra de Pólvora” en las afueras de la Iglesia, justo en el momento, en el yo, daba el “Sí  acepto “ante el famoso cantante y sacerdote  “Pacho”. Fue una locura total: Porque, los escoltas sacaron sus armas, las bancas se levantaron, “ardió Troya” creyendo que se trataba de un atentado terrorista en plena boda, y Miguel Castillo, quien grabó la insólita escena, es el adorable culpable, que mi mujer y yo, fuéramos víctimas  y objeto de burlas, a nivel nacional el 28 de diciembre de ese mismo año, en la Emisión de “embarradas” de periodistas del Noticiero 24 horas, que dirigía entonces María Isabel Rueda. Todavía recuerdo las carcajadas del colega pereirano Andrés Botero Molina, entre otros asistentes
Como si fuera poco, antes de finalizar ese mismo año mi otro  maestro de tv, Javier Darío Restrepo quien guiaba mis crónicas de televisión desde Bogotá llamó a preguntarme:
“¿Oye John Jairo, qué clase de colegas locos tienes en Pereira que le hacen a usted semejante broma?… con una breve risa, me colgó el teléfono.  Confieso que también solté centímetros de carcajadas ese día.
Y es que, Carlos era tan extraño, que un día, guardó raudo, un viejo carro marca Chevrolet de color  rojo,  en un parqueadero del centro de Pereira, mientras nos bajamos de ese vehículo, para ir a “rodar por el sistema de enlaces de Micro ondas” de entonces, el material a Telecom, luego de llegar extenuados de cubrir una  dolorosa masacre en la vía Pueblo Rico… Chocó, Con un saldo trágico de 32 soldados asesinados vilmente por las Farc.
 Nosotros lo esperábamos en esa sede, ubicada en  la Carrera Sexta con Calle 19 de Pereira, y  por extraño que les parezca, él, solo tres días después, recordaría con su memoria de palo, en cuál de todos los parqueaderos, había dejado guardado ese carro. La cuenta por supuesto fue onerosa y entre todos tuvimos que ayudarla a pagar, para rescatar esa “memorable” unidad móvil donde cabía hasta un gato de porcelana, sin que se quebrara, pese al vibrante y peligroso ajetreo de los corresponsales de televisión de esa época.
Éramos unos doce en total, entre valiosas colegas y solidarios hombres graduados en Comunicación Social  de varias universidades del país o como yo, de la Universidad Nacional de Panamá,  quienes nos repartíamos también entre las empresas de tv de Karin Nader, Arpidio Escobar y Miguel Castillo, el “pan noticioso nuestro de cada día”.
Pero eso sí, éramos una especie de cofradía solidaria y de tv, quienes compartíamos todo: Desde el salario del miedo y el sudor de dignidad,  hasta el whisky, de los viernes…  También, la libreta de apuntes, el radio, las pilas, los cupos en mula, carro, jeep, bus, o caminatas interminables de arrojo,  con horas vestidas de sudor y lágrimas, al lado de nuestros valiosos camarógrafos “secuestrados con o sin permiso” por la guerrilla, los paramilitares, o narcotraficantes  de turno, y en medio de combates  en los que el humo y la metralla… nos daba físico miedo, pero es que no había ni tiempo de gritar o huir, con nuestras cansadas piernas, puesto que la “Chiva”, lo valía todo, o nada…Eso era periodismo puro, adrenalina de la verdad…
Pero él, sin duda alguna, era uno de los más ingeniosos. Toda la vida fue un maravilloso empírico que leía desde la biblia hasta el almanaque “Bristol”,  fue hasta un asomo de tinterillo del derecho y fracasó.
Como les parece que  un día, un mafioso “vecino nuestro” en algún barrio capitalino, casi le pega tres tiros por insolente; él solo él, tras una discusión por un predio entre un supermercado y nuestras viviendas…sabe que ese día, prácticamente “le salvé la vida”, después de que él “traqueto gordo”, ardiera en alegatos y discutió con Carlos Alberto,  sobre códigos y derecho de vecinos... Días después y zanjadas las diferencias de rigor los tres nos tuvimos que pedir disculpas sinceras, reímos...Y regresó la calma al barrio…
Las anécdotas dan para dos libros.
Pero, hace poco cumplió sus sesenta años de edad, y no nos veíamos hacía ya, seis largos años, que para mí, la verdad, fueron eternos, puesto que  se trata de uno de mis amigos más entrañables de nuestro periplo informativo aquí en Pereira.
Porque, según sus “biógrafos autorizados”…Carlos Alberto Cardona nació en Manizales el 7 de enero de 1958. Su esposa la amable, valiente y “Sacrificada Misia Carmen”, vino al mundo en Pereira, el 7 de diciembre de 1960.
Aseguran, los que saben del “Corín Tellado” criollo, que se conocieron en una dulcería que quedaba en la antigua sede de la Cámara de Comercio de Pereira, entre las Calles 17 y 16 con  Carrera Séptima en Pereira, Colombia.
Hubo  entonces, una risa cómplice entre los dos y un dulce coqueteo, entre esta especie de “Cantinflas”, y una amorosa mujer, vendedora de pasteles. Solo ellos dos, saben que palabras clandestinas se dijeron durante esos días..
Carlos, era reportero de Rcn Radio en Pereira, y cruzaba  el año de 1980, duraron exactamente dos risibles años y medio de novios. Se casaron el 3 de diciembre de 1983, en la Iglesia de Fátima, llevan ya 34 años juntos, sin una pelea que dure más de 20 minutos…Porque con él, convivir es una dulce locura...que ya contagió a los tres hijos: “Hugo, Paco Y Luis”, ah y un nieto, quienes también, conforman una familia de locos: capaz de descifrar un eclipse…con tres teorías distintas, y ninguna razón verdadera…
Y es que Juan David Cardona García es hoy, un brillante ingeniero de Sistemas especialista en Seguridad y Salud del Trabajo.
El segundo, Carlos Andrés Cardona García, es destacado asesor en Seguridad, y el más pequeño: Mauro Alejandro Cardona García, acaba de graduarse de Administrador de Empresas, y busca empleo…
La generación sigue, porque hace tres años nació el primer nieto; Juan Diego Cardona Zapata “Tan Caspita”, como todos, pero es hijo del precoz Juan David.
Sé que a esta hora, mientras escribo esta crónica, Mauro y Carlos Andrés continúan “ensayando en el laboratorio del amor con sus simpáticas parejas…Haber quien “corona” primero, el segundo nieto, porque  la novela seguirá…
Desde que lo conozco, tiene una de sus rodillas alterada por los juegos de fútbol, su otra pasión desenfrenada  y  tal vez por los choques con rivales y las pequeñas piedras incrustadas en las canchas de fútbol, puesto que  se creé “El Chicho Serna, pero a la Cardona”. Claro que toca y pasa muy bien el balompié.
Un sábado, a las tres de la tarde, en el sector rural de Cerritos en Pereira, lo vi también  huyendo de dos vacas que intentó torear, pero ebrio con cerveza Poker, tras el remate de un partido que habían perdido con un rival de periodistas gordos quienes soñaban que jugaban en el  césped de  él “El Maracaná”, pero de los pobres…Porque allí solo había boñiga, relieves de pasto duro y alambre de púa, rodeado de guadua…Pero Carlos toreaba terco y sin camiseta, las vacas, para que no se le comiera el balón marca “Soria” que era además, prestado…
La última locura sucedió, cuando se alejó de nuestro combo de periodistas, para estudiar y graduarse con enormes sacrificios económicos de sicología, pero debo escribir que jamás me dejaría examinar, por tan extraña mezcla de “Chaman Académico”. Vi sus fotos con los indígenas de Risaralda tratando adivinar sus orígenes  chapoteando su lenguaje Emberá o Chamí, nadie entendía nada, pero este delgado “Quijote de la nueva sicología”, los hacia también reír, eso era lo más valioso de sus consultas en las montañas de esta Risaralda Verde y Emprendedora.
Hoy, voy también con esta crónica, a desilusionar a las damas oyentes de las dos décadas de los años ochenta y noventa en Rcn y Radio Matecaña de Todelar, porque,  en realidad el famoso profesor “Calichan” que inventaba cada año el horóscopo de mentiras garciamarquianas, era precisamente este mismo Carlos Cardona, por eso quienes contrajeron matrimonio por sus “sabios” consejos, pueden ya, pedir el divorcio en forma tranquila y gratuita…
Carlos,  es pues, una mezcla rara, entre habilidad, capacidad de trabajo y fuga feliz por el humor, le gustaba la política, ya la abandonó, estuvo muchos años como vocero de prensa del excongresisita Octavio Carmona, y luego se fue a militar al liberalismo de Diego Patiño y del diputado del deporte Mario Marín Hincapié.
Ya está ahora, en sus cuarteles de invierno. Hoy recuerdo al unísono, al extraordinario locutor de Todelar  Pereira Augusto López Guzmán, cuya sede queda aún frente al Batallón San mateo de Pereira y cuyo director era el destacado periodista de verdad, Abelardo Marín Aristizábal viejo querido y noble. Entonces Llegamos un viernes de cubrir una noticia en Manizales, y me dijo que lo acompañara a redactar rápido el noticiero de las seis de la tarde. Yo me senté a su izquierda, con el fin de ver  su habilidad asombrosa de “chuzografo profesional”, y en solo cinco minutos, montó todo el noticiero, cuando entramos luego, a la cabina, estaba allí esperando el libreto de noticias, la voz de oro de Augusto López, iba por la cuarta noticia, y tras una pausa de comerciales gritó desesperado¨:
“Pero Carlos por Dios, este noticiero parece una novela de Kalimán o de la Ley contra el hampa”… Ese día nos reímos hasta la madrugada entre la humedad de las nochecitas pereiranas matizadas por un  trio de músicos que contratamos entre los dos,  para nuestras esposas y amigos camarógrafos, con quienes dejábamos  resbalar  gratis por nuestras agotadas gargantas otra vez, el Whisky Sello Negro, que compartíamos en una de las esquinas del Barrio Centenario de Pereira, Colombia, donde quedaba la sede MC Televisión…
Hace unos días, fui invitado por su familia y con mi esposa Luz Ángela, a su cumpleaños, volvió a bailar, nunca lo había visto tan feliz, lloró de alegría, a los lado de su maravillosa mujer, sus tres hijos, el nieto y unas 30 amigas y amigos, quienes vimos en vivo y en directo el nuevo “delirio de grandeza por el Atlético Nacional,  que de paso es uno de sus mayores “defectos” que mi amigo tiene, porque soy hincha del glorioso Deportivo Cali, pero no pudimos ni cenar, su locura desenfrenada fue total.
Por eso, hoy le escribo a Carlos, el “Pollo loco” de nuestras maravillosas vidas, gracias por ser como es, hermano, por esa inteligencia empírica, por esa fina calidad humana, por la risa y el llanto…por ese pedazo de lucha social que es suya y nuestra… Por la piñata de feliz amistad que constituye nuestros encuentros ya no tan cotidianos,  y le solicito que no se me pierda más Carlos, en el camino de la vida…
Porque amigo, su viaje de risa…para mí es muy serio…

--
Share on Google Plus

About RegioNETnoticias

0 comentarios:

Publicar un comentario