SEÑAL DIFERENTE PARA TU OIDO

SEÑAL DIFERENTE PARA TU OIDO
..

INFORMATIVO EN REDES /YouTube-Facebook- Instagram- Tik Tok

RegioNetNoticiaS/ Una buena alimentación en los primeros años de vida es vital para reforzar el sistema inmunológico de los menores

 


La desnutrición es una enfermedad de origen social y es el resultado de la inseguridad alimentaria y nutricional en el hogar, esta condición  afecta más a los menores de 5 años y se caracteriza porque hay un deterioro de la composición corporal: alteración de la masa muscular, de la masa grasa y se puede visibilizar también en el aspecto de cabello, ojos, la piel y las, lo cual ocasiona que exista una alteración de todas las funciones de los órganos del niños y así mismo de sus aspectos psicosociales

 

Es por esto que el pediatra de la Secretaría de Salud de Risaralda, John Byron Martínez Ríos, argumenta que una nutrición saludable y adecuada durante los primeros cinco años de vida es importante para que los niños y niñas tengan un crecimiento sano y un desarrollo adecuado, además que ayuda a la prevención de factores de riesgo relacionados con la dieta, el sobrepeso y la obesidad y las enfermedades no transmisibles asociadas.

 

“Es muy importante que las mamas entiendan que la alimentación en los niños debe ser balanceada, que contenga los principales grupos de alimentos, garantizarles una buena cantidad de carbohidratos, grasas, una dosis muy importante de proteínas que le permitan crecer y generar musculo y de esta manera el niño va a tener un estado inmunológico adecuado” argumentó el profesional médico.

 

Uno de los puntos claves, que resalta el pediatra, en la nutrición de los niños y niñas es la lactancia exclusiva durante los primeros seis meses de vida, ya que durante este periodo se entrega a los menores, lo nutrientes y minerales que refuerzan su sistema inmunológico y le permitirán defenderse con severidad de algunas infecciones durante los primeros años de vida.

 

“Las infecciones durante los primeros años de vida, son un tema recurrente durante los primeros 5 años de vida y mucho más durante el primer año, por lo que es importante resaltar que, si mantenemos nuestros niños y niñas bien alimentados, van a tener las defensas necesarias para poder combatir las enfermedades que se puedan presentar”, agregó el profesional de la salud.

 

Los bebés que son amamantados tienen un 60% menos de riesgo de morir por síndrome de muerte súbita infantil, comparados con los que no son amamantados. El efecto es aún mayor para infantes que reciben lactancia materna exclusiva.

 

Una de las claves para alimentar a los menores de 5 años, es tener en cuenta que los menores no consumen las mismas cantidades de un adulto, por lo tanto, debemos conseguir platos que sea ideales para los niños y niñas, en donde la mitad del plato sea de frutas y verduras, un cuarto de proteínas y el cuarto restando lo que corresponde a carbohidratos como la papa, yuca, arroz, plátano, entre otros.  

 

De igual es importante incentivar en el niño el consumo de frijoles, lentejas y garbanzos para mejorar la calidad nutricional de los menores.

 

Causas

 

Dentro de los principales factores que pueden influir para que el niño o niña presente desnutrición, se encuentran: bajo peso de la madre durante el embarazo, bajo peso del menor al nacer, ausencia o interrupción de la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida, mala alimentación complementaria a partir de los 6 meses, presencia recurrente de infecciones respiratorias e intestinales que dificultan la absorción de los nutrientes de los alimentos.  

 

Señales de alerta

 

Físicas

- La cabeza se ve más grande con relación al cuerpo.

- Los brazos o piernas se ven muy delgados.

- El niño o niña se siente liviano al cargarlo.

- Los ojos permanecen hundidos.

- El rostro luce hinchado o pálido.

- Abdomen inflamado o abultado.

- Presenta infecciones o diarreicas con facilidad.

 

 

Señales de comportamiento

- El niño o niña luce cansado o fatigado.

- Pérdida de apetito, dependiendo de su etapa de desarrollo, se niega a recibir leche materna o alimentos.

- Llora excesivamente, está irritable.

 

En caso de identificar estos signos de alarma se debe consultar de manera inmediata atención médica y así poder activar la ruta de atención a la desnutrición.

Share on Google Plus

About RegioNETnoticias

0 comentarios:

Publicar un comentario