El Mundo de La Información

El Mundo de La Información

DIMENSIONES LA VIDA NO ES HERMOSA URIEL ESCOBAR BARRIOS, M.D.

Cuando el terapeuta le pidió a Cristina que describiera la emoción que en ese momento experimentaba, no dudó un segundo en responder que era culpa. Con el transcurrir de los días, la emoción inicial se había convertido en un sentimiento de culpabilidad por lo que le había sucedido a su hermano: estaba segura de que esa noche cuando él le habló telefónicamente para que lo escuchara, si ella hubiera acudido a su encuentro, habría evitado la conducta suicida que consumó media hora después de dicha llamada.
Por muchas vueltas que le diera al asunto, no podía entender cómo era posible que una persona con tan solo 28 años de edad estuviera cansada de vivir. En varias ocasiones, su hermano Jorge le había manifestado el deseo de quitarse la vida porque para él despertar cada mañana era una experiencia dolorosa que no estaba dispuesto a seguir tolerando. No obstante, ella siempre le daba el siguiente consejo: “La vida es hermosa, es un regalo por el cual siempre debemos estar agradecidos. A ti no te falta nada: tienes juventud, trabajo, personas que te quieren. ¿Qué más quieres para disfrutarla?”. Amargamente, Cristina le comentó al terapeuta que por eso se siente responsable de su muerte: “Porque él confiaba mucho en mí y le fallé”.

El concepto que tiene Cristina sobre la experiencia de vivir está muy arraigado a las premisas de la sociedad actual, cuestión reforzada por los “gurús” de la felicidad que a través de “fórmulas mágicas” pretenden decirle a sus incautos seguidores cómo alcanzar el bienestar y que el primer paso para lograrlo es decir categóricamente que “la vida es hermosa”. ¡Falsa afirmación! La vida no es una bella experiencia para individuos que, como en el caso de Jorge, sienten un gran vacío y un sinsentido doloroso en su existencia. Y lo peor que se le puede decir a alguien deprimido es que sea agradecido. Para ellos, el sufrimiento es su única realidad, y la muerte es la manera que encuentran para tratar de escapar de él; la perciben como una liberación. Entenderlos compasivamente en su dolor, sin criticarlos, ese sí es el primer paso para una ayuda auténtica.
Share on Google Plus

About RegioNETnoticias

0 comentarios:

Publicar un comentario