INVIAS

INVIAS
DESARROLLO

/BANNER

/BANNER

DIMENSIONES SUFRIMIENTO PLANETARIO URIEL ESCOBAR BARRIOS, M.D.

 


En la actualidad, un manto de dolor cubre al planeta Tierra. Millones de personas están siendo sometidas a la más cruenta barbarie que puede experimentar un ser humano: el sufrimiento que provoca vivir entre el fuego cruzado desatado por el poder destructor y demencial de la guerra. El jueves 24 de febrero del 2022 será recordado como uno de los más tristes y aciagos momentos que ha vivido la humanidad en los últimos años: ese día, Vladimir Putin dio la orden de movilizar las tropas rusas para que invadieran Ucrania. Desde ese entonces, el resto del mundo se convirtió en testigo horrorizado de las cifras que se han derivado del conflicto entre estas dos naciones. Filippo Grandi, el alto comisionado de las Naciones Unidas para los refugiados (ACNUR), mencionó que más de 660 000 personas han huido de Ucrania para buscar refugio en países vecinos; otros voceros de este organismo internacional coinciden en que esta situación está a punto de convertirse en la mayor crisis de refugiados que ha vivido Europa en lo que ha corrido del siglo.

 

Lo que está sucediendo actualmente por el enfrentamiento bélico entre Rusia y Ucrania es una tragedia peor que la pandemia de la covid-19. ¿Por qué me atrevo a hacer esta afirmación? Es sencillo a mi entender: la pandemia, aunque desde su aparición en diciembre del 2019 ha producido 439 millones de infectados, 5.9 millones de fallecidos, pérdidas económicas incalculables y alteraciones a nivel psicológico y emocional en personas de todo el mundo, se trata de una enfermedad provocada por un virus, algo extrínseco al ser humano; pero el enfrentamiento de estos dos países es fruto de la estupidez humana, de la incapacidad de quienes lideran tales naciones para dialogar y ponerse de acuerdo en las diferencias que necesariamente surgen en seres que están dotados de inteligencia y discernimiento para analizar los fenómenos a los cuales se ven enfrentados.

 

Cuando las personas en todo el mundo estaban confinadas como consecuencia de la pandemia, se hacían muchos análisis y se decía, en general, que una vez se superara la enfermedad (como en efecto está sucediendo en este momento), la humanidad iba a tener un cambio en sus formas de relacionarse. De manera idealista, se consideraba que nos convertiríamos en un mundo más solidario, fraterno, preocupado prioritariamente por el bienestar de todos los seres, y que, como consecuencia, habría una mayor atención para las personas vulnerables de la sociedad. Se supone que se aprendería la lección de que solo si nos unimos, podemos superar como especie no solamente esta contingencia, sino las futuras. ¡Craso error! No solamente no hemos aprendido a ser solidarios, sino que la pandemia ha despertado sentimientos de intolerancia, discriminación y estigmatización. La guerra que estamos viviendo retrata de cuerpo entero eso que he llamado la estupidez humana.  www.urielescobar.com.co

Share on Google Plus

About RegioNETnoticias

0 comentarios:

Publicar un comentario